Interpretación de los sueños

Oración del mal, desfiguración, enemigos: lee cualquier problema

He sido sacerdote durante 5 años y sé lo malvadamente que las personas pueden afectar a un creyente. Para su protección necesita utilizar oraciones especiales. Hoy te diré cómo leerlos correctamente y con qué rapidez te ayudan.

El poder de la energía humana.

Los científicos creen que cada persona tiene su propia energía. Y si es positivo, entonces todas las cosas que una persona comienza tienen éxito, como él. Porque literalmente atrae todo lo que es bueno para él. Pero los dueños de la mala energía no pueden ser felices, a diferencia de otras personas. Después de todo, atraen los negativos a sí mismos. Es él quien destruye su vida, lo hace insoportablemente difícil.

Los clérigos están parcialmente de acuerdo con esta opinión. Sin embargo, recuerdan que todas las dificultades que entran en la vida de una persona son la voluntad del Señor. Después de todo, solo él puede decidir cuándo castigar a su creación, y qué tipo de prueba enviarlo para verificar el poder de la fe. Por lo tanto, los pecadores que no quieren arrepentirse nunca podrán encontrar paz en la vida. Siempre estarán acosados ​​por problemas y dificultades.

Pero a veces sucede que un cristiano justo se enfrenta a enormes dificultades. La razón de esto es todo lo negativo, que está dirigido a la persona. Por ejemplo, si alguien envidia la felicidad familiar y maldice a una familia, pronto la felicidad de estas personas se destruirá por completo. Puedes protegerte de los enemigos y de las personas malvadas con la ayuda de la fe.

El mejor escudo es la oración.

Cuando una persona enfrenta ciertas dificultades, el mal y las personas que tienen malos pensamientos, está intentando con todas sus fuerzas encontrar una manera de defenderse. Porque en el nivel instintivo, cualquier persona entiende que esto está cargado de gran peligro. Pero los métodos de protección no siempre se eligen correctamente.

Los errores más comunes al tratar de protegerse contra el mal son:

  • Un llamamiento a la ayuda de las brujas, como era especialmente popular en los viejos tiempos. Entonces muchas personas buscaron brujas y brujas para pedirles su protección;
  • La creación de amuletos: entre los paganos, los amuletos eran el principal medio de protección contra las fuerzas del mal. Fueron utilizados muy activamente, por lo que algunos cristianos también creen que estos amuletos realmente poseen algún poder misterioso;
  • lectura de conspiraciones: algunos consideran que las conspiraciones son un medio particularmente eficaz que puede proteger contra todo mal.

Todos estos métodos de protección, que las personas siguen utilizando, están equivocados. Vamos a tratar de averiguar por qué esto es así.

Amuletos y brujas

Comenzamos con el llamado a las brujas y la creación de varios tipos de amuletos. Es necesario entender claramente que varios magos son en su mayoría estafadores comunes que solo quieren ganar dinero con personas que han experimentado dificultades. Pero incluso si una persona todavía puede encontrar a la bruja que realmente tiene cierto poder, acudir a ella en busca de ayuda será igual a la caída. Porque las brujas son seguidores de satanás. Recibieron su poder del padre de todo mal. Y si usas su ayuda, los cielos se alejarán e incluso castigarán al pecador.

Pero no menos peligroso es el uso de todo tipo de conspiraciones. Desafortunadamente, algunos creyentes se inclinan a creer que la conspiración es una oración ordinaria. Al menos, esto es exactamente lo que los que distribuyen intentan convencer a la gente. Eso no es cierto.

De hecho, la conspiración no tiene absolutamente nada que ver con la oración. Y esto es bien conocido por los ministros de la iglesia. Los textos de estas conspiraciones fueron simplemente inventados por personas. Por supuesto, usaron algunos extractos de los textos de oración para esto. Pero las conspiraciones no son canónicas. En otras palabras, no fueron redactados de acuerdo con las reglas que la iglesia estableció.

Es por esta razón que los sacerdotes recomiendan encarecidamente e incluso requieren que su rebaño abandone completamente el uso de todo tipo de conspiraciones. Porque definitivamente tendrá consecuencias. Si una persona necesita protección contra las fuerzas del mal, debe acudir al Señor. Para ello, basta con utilizar la oración canónica. El Todopoderoso seguramente escuchará la oración que se le envía, y ayudará a su esclavo a resistir las fuerzas del mal. Tal oración de los enemigos servirá como un escudo confiable para el creyente.

¿Por qué las oraciones tienen poder?

Para responder a esta pregunta, es necesario, en primer lugar, decidir cuáles son las oraciones. La esencia de cualquier oración radica en el hecho de que sirve como una herramienta. Con ello, cada persona tiene la oportunidad de apelar al Señor. En otras palabras, la oración es una palabra dirigida a Dios. Es decir, para hablar con el Creador, para hablarle de sus temores, esperanzas y expectativas, el creyente debe usar la oración.

Dirigiéndose al Señor oa los santos patrones, una persona les pide que le den misericordia. Y la misericordia de los intercesores celestiales es un escudo que las fuerzas del mal nunca pueden penetrar. Si recurres a las Escrituras, queda claro este patrón. Después de todo, hace mucho tiempo, cuando algunos ángeles sucumbieron al pecado y salieron contra el Creador, fueron vencidos por la hueste celestial, que lo mantuvo fiel. Y así, incluso ahora, la oscuridad no puede resistir la luz.

Oraciones efectivas e ineficaces: ¿mito o realidad?

Tratando de protegerse del mal, cada persona está buscando la manera más efectiva. Y esto es bastante lógico. Después de todo, el creyente necesita una garantía de que él, como su familia, estará a salvo. Eso es solo para dar tal garantía que nadie puede. Es necesario recordar de una vez por todas que no hay oraciones que sean ineficaces. Cualquier oración es fuerte.

Este es un mito inventado por los incrédulos. Cualquier oración es efectiva, pero si es la voluntad del Altísimo. Si él desea ayudar a su creación, la ayuda vendrá. Sin embargo, para ser justos, se debe tener en cuenta que el poder de la oración que lee una persona depende de varios factores:

  • fe - cuanto más fuerte sea la fe del hombre, más poderosa será la oración. Esta es una regla que debe ser recordada. Después de todo, muchos, volviéndose al Señor y pidiendo su protección, olvídalo. Simplemente leen monótonamente el texto de la oración y, al mismo tiempo, no piensan en absoluto que el Altísimo realmente puede escucharlos;
  • sinceridad - al leer una oración, una persona debe expresar claramente su deseo. No se puede intentar hacer trampa. Después de todo, Dios puede leer las almas de los hombres;
  • La pureza del alma: no es un secreto para nadie que el Señor escucha a los pecadores. Sin embargo, antes de volverse al cielo, todo pecador debe arrepentirse. Sin el arrepentimiento no se puede esperar la ayuda del cielo.

Vale la pena señalar que algunos sacerdotes también insisten en que todas las oraciones de los detractores en el trabajo y los enemigos deben levantarse de acuerdo con ciertos cánones. Es decir, según las reglas establecidas por la iglesia. Hay muchas tales reglas. Algunas personas que rara vez asisten a la iglesia tal vez ni siquiera los conozcan. Es por esta razón que varios incidentes ocurren con bastante frecuencia durante las liturgias. Sin embargo, no todos están de acuerdo con esta opinión.

Sin embargo, la mayoría de los sacerdotes se inclinan a creer que volverse al Señor debe ocurrir para que la persona no experimente ninguna dificultad. Si un creyente no puede recordar el orden de realizar un ritual particular, entonces no hay necesidad de obligarlo a hacerlo. Puedes simplemente aconsejar que te vuelvas al cielo con tus propias palabras, sin siquiera usar la oración.

Esto también es permisible. Ya que lo principal es la sinceridad del adorador. Y si la fe profunda vive en su corazón, y él es un hombre justo, entonces el Señor seguramente escuchará una oración. Incluso si se pronuncia en palabras simples.

¿A quién rezar y pedir protección?

Primero que todo, las oraciones deben ser ofrecidas al Señor. Después de todo, él es el protector de su rebaño. También se puede atender solicitudes sencillas. La oración más común para volverse al Señor es Nuestro Padre. Entre los creyentes existe incluso la opinión de que esta oración es universal y es difícil no estar de acuerdo con ella. Realmente se puede utilizar en cualquier situación.

Pero puedes pedir la intercesión no solo del Altísimo. Hay muchos patrones divinos que también tienen permitido ofrecer oraciones. Porque algunos de ellos incluso protegieron a las personas del mal durante sus vidas. Y, por lo tanto, se cree que incluso después de su muerte, continúan haciendo esta buena cosa.

El patrón más famoso es Matrona de Moscú. Durante su vida, ella ayudó a muchas personas y no se negó a ayudar incluso a los pecadores. Es por eso que la gente cree que apoya más a los creyentes. Muy a menudo, se ofrecen oraciones a la Virgen. La oración del mal, dirigida a la Virgen, también puede convertirse en una protección confiable. Después de todo, la Madre de Dios es la protectora de todas las personas débiles y oprimidas.

Conclusión

  1. Todo creyente puede ser protegido del mal.
  2. Para recibir protección divina, debes dirigirte al Señor y a otros santos con una oración.
  3. No se recomienda utilizar ninguna conspiración y amuletos.
  4. Al leer una oración, una persona debe tener pensamientos absolutamente puros.